6 Remedios Caseros para las Almorranas

La enfermedad de las almorranas está ampliamente extendida entre la población, debido a lo cual han surgido a lo largo del tiempo multitud de remedios caseros con distinto nivel de eficacia. Es importante tener en cuenta que el único tratamiento definitivo para las almorranas es el quirúrgico y que la mayoría de estos remedios están orientados a aliviar los síntomas.

Cabe recordar también que, pese a que estos remedios son naturales, es conveniente consultar con el médico de cabecera la utilización de los mismos, ya que podría interferir con otros tratamientos o complicar el cuadro clínico. Entre los más extendidos se encuentran:

1. Baños de Asiento

Dentro de la medicina tradicional, los baños de asiento se han empleado frecuentemente para aliviar las enfermedades de la región anal. En el caso de las almorranas se realizan con agua fría, ya que las bajas temperaturas consiguen disminuir el tamaño de los vasos sanguíneos y por lo tanto la cantidad de sangre que llega a la zona, reduciendo el sangrado.

Las bajas temperaturas, además, consiguen aliviar la sensación de escozor y picor, por lo que son un buen método para aliviar varios de los síntomas más molestos de la enfermedad de las almorranas. 

El tiempo máximo que debe durar un baño de asiento oscila entre los diez y quince minutos.

2. Frío

Consiste en aplicar compresas empapadas de agua fría en la zona afecta. El mecanismo por el que actúan es similar al del punto anterior, pero no es un método tan efectivo, ya que las compresas pierden el frío muy rápido.

Como en el caso anterior se aplicarán un máximo de diez-quince minutos.

Es importante saber que al emplear el frío sobre la piel para aliviar las almorranas o cualquier otra patología nunca hay que aplicar hielo directamente sobre la zona, porque al entrar en contacto con la piel es muy fácil que se produzcan quemaduras por congelación, lo que, evidentemente, empeorará la situación inicial. El hielo siempre hay que aplicarlo envuelto en una gasa o paño y nunca demasiado tiempo.


3. Aloe Vera

Esta planta de múltiples beneficios posee una serie de propiedades que pueden ayudar a aliviar los síntomas de la enfermedad hemorroidal. Tiene cierto efecto analgésico, antiséptico, antiinflamatorio y, además, ayuda a suavizar la piel y a reblandecer las partes inflamadas, por lo que su aplicación sobre la región afectada de almorranas puede verse ampliamente beneficiada.


4. Caléndula

Tradicionalmente se ha empleado en forma de cataplasma sobre la piel para tratar el dolor, irritaciones e inflamaciones, por lo que su uso parece indicado en la caso de las almorranas.

Para preparar una cataplasma de esta flor, lo más indicado es hervir unas cuantas hojas en agua y, una vez dejado reposar y enfriar, aplicar mediante unas compresas en la región anal.

Es importante saber que nunca hay que aplicar elementos calientes sobre las almorranas, ya que el calor tiene un efecto contrario al del frío, aumentando el riego sanguíneo de la zona y aumentando la cantidad de sangrado.


5. Malva

Esta flor, que podemos encontrar frecuentemente en varias regiones de Europa, Asia y África, posee amplias cualidades como lubricante e hidratante natural. Por ello, su uso en la enfermedad de las almorranas está justificado, ya que ayuda a combatir el picor y escozor que conlleva.

Lo más habitual es en realizar una infusión con sus hojas y aplicarla mediante compresas frías en la región anal.


6. Patata

Poco se puede decir acerca de este popular tubérculo que no se sepa ya. Elemento indispensable en cualquier dieta, la patata posee un efecto lubrificante e hidratante sobre la piel y además tiene acción astringente, por lo que puede ayudar a disminuir el sangrado y la inflamación.

En el tratamiento de las almorranas se puede emplear de manera local, a través de la aplicación sobre la piel de ralladura de la patata, que previamente habremos dejado enfriar en la nevera. A los diez o quince minutos se retira y se aclara con agua fría.

comments powered by Disqus